Lactancia

Problemas de lactancia.

La lactancia materna es el mejor alimento que podemos ofrecer a nuestro bebé, tiene múltiples beneficios para ambos. Si hoy estamos aquí ha sido gracias a la lactancia materna. Desde el principio los recién nacidos se han alimentado de leche materna. Entonces, si es algo tan natural que hasta la aparición de leche de fórmula era la única manera de alimentar a un recién nacido, ¿por qué a veces surgen tantas complicaciones?

La lactancia materna es maravillosa, cuando las cosas van bien. Pero como profesional de la salud debo contaros que cuando surgen problemas con la lactancia materna, puede hacerse muy cuesta arriba. No son solo los problemas que puedan surgir de la lactancia, tenemos que ponernos en contexto: recién paridas, con todas las hormonas revolucionadas, una nueva situación, un ser pequeñito que depende 24/7 de nosotras, con cansancio, con sueño interrumpido…

Cuando surgen problemas de lactancia debemos buscar ayuda de profesionales actualizados, formados en lactancia materna y en los problemas derivados de esta. Hay veces que la lactancia materna no es tan fácil, tan natural como nos podamos creer, no es acerco al bebé al pecho, se engancha y ya tengo mi lactancia instaurada… Hay veces que pueden surgir pequeños problemas, que corrigiendo el agarre o la posición se solucionan. Hay otras veces que requiere de varias visitas a un profesional (o a dos) para encontrar solución a nuestro problema; hay veces que encontramos el problema y que la solución no es inmediata que requiere de mucho esfuerzo y tiempo para poder tener una lactancia exitosa y hay veces que no llegamos a conseguirlo. En todos estos casos nuestro problema tiene nombre: baja producción, frenillo sublingual corto, poca ganancia de peso, mala posición, agarre superficial…

Pero, ¿qué ocurre cuándo nadie sabe darnos

una explicación a nuestro problema?

Hay muchas mamás que van de un profesional a otro buscando encontrar cual es el problema de su lactancia y todo lo que reciben es un: “Todo está bien, el agarre es bueno, hace succiones efectivas…” Entonces si todo está bien, ¿por qué yo no siento que lo esté? Hay una cosa que tenemos que tener clara: todo no está bien si tengo dolor, si tengo que dar suplementos porque mi bebé no coge peso, si las tomas son eternas, si mi bebé se duerme al pecho, si hace chasquidos, si no se queda tranquilo después de una toma…

Si algo no va bien, es que la lactancia materna no va bien. Si vais a un profesional que os dice que todo está bien y no creéis que todo esté bien, buscad la ayuda de otro profesional que busque el problema, para ponerle nombre y sobre todo para buscar solución. Si no sabemos qué ocurre no podemos intentar solucionarlo. También como profesionales debemos saber derivar. Cuando no sabemos qué más hacer debemos derivar a otro compañero de profesión o a otro profesional que pueda ayudar a solucionar el problema.

Todos los profesionales que tratamos con mamás y bebés debemos de formarnos, de estar actualizados para poder ofrecer unos cuidados de calidad… Pero si hay algo más importante es evitar dar consejos cuando no sabemos, dar diagnósticos sin estar formados, decir que todo está bien cuando la mamá nos está diciendo que no está bien.

Mamás, no os conforméis con un “todo está bien” si vosotras sentís que no lo está. Buscad ayuda de otros profesionales que puedan poner nombre al problema y juntos buscar una solución.

No hay fórmula mágica general para todas las mamás y bebés. Hay una forma de solucionar las cosas para cada familia, para conseguir que funcione, para poder lograrlo.

Por ello, aquí estoy para escucharos, acompañaros e intentar poner solución a los problemas que puedan surgir en vuestra lactancia. Ojalá poder aportar mi granito de arena para ayudar a todas esas familias que desean una lactancia materna exclusiva. ¡Empezamos!

María Vega,

matrona.

Please follow and like us:
Leave A Comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *